EXPOSICIÓN AL BUEN SENTIDO DE LA NACION MEXICANA
(Juan Bautista Morales)
[Conclusión]
Por ejemplo la guardia de la reina de Inglaterra es de todos hombres de caballería perfectamente montados, pues la guardia de S.A.S. debe ser una cosa semejante y ya que no pueden hacerla enteramente igual, la parodian; y de ahí viene el empeño de buscar hombres de tal estatura en caballos escogidos y si se puede en frisones. Todo esto demanda gastos que salen de los pobres Departamentos, y éstos que rabien de hambre.
Si éstos que van a Europa hubieran estudiado con cuidado la historia, sabrían que Carlo-Magno entró a Francia triunfante en una carreta tirada por bueyes; que el brillo de esas ciudades depende de que son muy antiguas, de que están muy bien situadas para el comercio, muchas de ellas existen desde el tiempo de los romanos o fueron fundadas por ellos. Unas ciudades que cuentan más de mil años establecidas, con razón se hayan en un estado de prosperidad, mas no lo deben al sistema monárquico, sino a su antigüedad y a sus elementos; sin embargo, ninguna de ellas puede competir con su capital respectiva. Lean la historia y conocerán que las circunferencias mantienen a los centros, y éstos viven del jugo de aquéllas. Pocas monarquías habrá tan alabadas como la del Luis XIV, y no faltan autores que lo critiquen por los grandes males que causó a la Francia para sostener el brillo de su compatriotas y la magnificencia de París. Es, pues, necesario convenir en que cualquiera sistema central es perjudicial, contra sólo puede tener cabida en un territorio pequeño, pero no en uno extenso; si hay república es preciso que sea federal.
Segundo defecto: la falta de contingentes de dinero y de sangre. Ese no es un defecto del sistema sino de los que lo manejan. Pueden tomarse medidas para hacer efectivo el pago de ambos contingentes. Este debe ser uno de los puntos principales de que deben prepararse los legisladores venideros. Nada difícil es encontrar un arbitrio con que pueda conseguirse tan objeto. Redúzcanse los gastos de la ciudad de México a sus necesidades verdaderas, y no ficticias; y calcúlese el gasto por lo que importan, éstas, sin arreglarlas con objetos de lujo o de puro adorno. Si los Estados no pueden hacer el pago en dinero efectivo, reunido en una sola partida, que lo hagan poco a poco.
Esto puede verificarse al tiempo mismo de la recaudación. Calcúlese lo que producen las restas generales de un Estado, y cuánto deben pagar, y esta cantidad rebájese mensualmente del fondo de todas. Verbigracia, un Estado necesita para subsistir doscientos mil pesos, rinde cuatrocientos mil, pues déjesele la mitad de las rentas, déjesele esa tercera parte, y tome el gobierno las otras dos.
Para esta operación es preciso asignar perfectamente las rentas generales, porque las municipales deben quedar todas a favor de los Estados .Puede también tomarse el arbitrio de que las rentas generales tome unas el gobierno, y cada otras a favor de los Estados. En fin , pueden tomarse muchos arbitrios, para asegurar el pago del contingente, y sin duda puede conseguirse. Sin embargo, siempre la capital ha de estar por cualquier forma central, y en contra de la federación, porque lo que quiere tener es, la maneja de todos los caudales públicos, e invertirlos en las necesidades que se crea; porque tiene precisión de formar muchas oficinas, y por consiguiente de aumentar el número de empleados entre los que se colocan infinitos ahijados que hay, por que los presidentes, los ministros y todas las autoridades tienen los suyos, y es necesario que haya campo para colocarlos a todos. De aquí es que no siendo suficientes los de la capital, por muchos que sean, se ocurre a los de los departamentos, como se ha visto siempre que ha estado centralizado el gobierno; por consiguiente, los hombres beneméritos viven y mueren en sus hogares, sino tienen algún protector en la capital, sin haberse dado a conocer, ni haber prestado a la patria importantes servicios.
He expuesto lo que dicta la razón. Cuando se toca este punto inmediatamente se excitan las pasiones de los mexicanos, y se oponen; pero digo lo que ha de suceder: siempre que no haya federación han de menudear las revoluciones, porque ese gobierno está en la naturaleza de las cosas.
Un territorio muy extenso no puede gobernarse libremente sino es con el sistema federal. Es un engaño creer que se puede gobernar con la república central. Tengan presente esta verdad nuestros futuros legisladores, si quieren que se consolide alguna vez la paz; de los contrario tendremos cada rato revoluciones , las que sirven para desacreditar a la nación. Se dice continuamente: no sabemos por qué no está contenta; ya ha mudado tantas formas de gobierno, y siempre revolución tras revolución.Pues,¿ qué es lo que quiere? Lo que quiere es su bien sólido y mientras no lo tenga ha de hacer revoluciones. Téngase presente que con las Bases Orgánicas, que era una revolución disfrazada, caminaba la República perfectamente y a no ser por las intrigas de los señores monarquistas, habría consolidado su felicidad. Pero el general Paredes, estimulado por ellos, hizo una revolución cuando menos se esperaba. Todo mundo hoy conoce cuán diversa habría sido la suerte de la República en el estado en que se hallaba. No es menester en comentar esto para que no hay quien no conozca esa verdad. Pero demos las gracias a los señores monarquistas por los incalculables males que nos hicieron.
Es regular que todavía haya algunos que intenten sumergirnos en nuevos errores, contra los que debemos estar muy alerta.Uno de ellos es exagerar las peticiones para que se verifique una federación monstruosa, que por sí misma se mine y se arruine.
No hay que hacerles caso: procurar que se forme una federación nacional y nada más. Es mejor pasar por algunas anomalías que aspirar al optimismo. Dios Nuestro Señor nos dé acierto. J.B.M.
(El Clamor Público, Los Ángeles, California,15-XII-1855)