En muchas épocas de su devenir histórico esta parte hoy de los EEUU ha sido objeto de la codicia de muchos gobernantes y países. Por su posición geográfica este territorio de más de un millón de millas cuadradas, ha jugado un papel importante en la política internacional de varias potencias europeas durante varios siglos. En los siglos XVI-XVIII es España la que define una estrategia para este territorio sirviéndole por un lado de frontera entre la población nativa americana hostil a su conquista y los asentamientos interiores del virreinato de la Nueva España y por otro de paso para las posesiones de Extremo Oriente sobretodo Filipinas.
Ya en el XVIII hay nuevas potencias que se disputan este tan codiciado territorio y entran en juego Rusia, Francia y España. En esta disputa Francia y España todavía mantienen la hegemonía. Pero no es hasta el siglo XIX cuando las cosas se van a ir definiendo para estas tierras en los términos actuales. La primera desaparece de la foto al vender Luisiana a EEUU; después España con la independencia de México también pierde su influencia directa. Pero esto no quiere decir que las pretensiones a este territorio de ambas potencias cesasen con su partida. España por medio de su presencia testimonial y cultural dentro de México y Francia por medio de sus estrategias y maniobras políticas a nivel global, siempre han tenido una especial mirada al hoy suroeste de los EEUU / Norte de México.
En este texto que transcribimos a continuación de “Bandera Mexicana” ( 1-II-18864) podemos ver cómo desde San Francisco*, P.Moncayo describe las pretensiones sobre este territorio que abrigaba Francia al río revuelto de las luchas intestinas mexicanas y su posterior invasión de México en 1862 y de la Guerra Civil de los EEUU. Napoleón III no sólo quería hacer de México un protectorado o apéndice de su imperio francés, quería también debilitar EEUU interviniendo en su guerra civil a favor de los Confederados para que si éstos ganaban , anexionar las “provincias mexicanas” del Suroeste de los EEUU a su “nuevo” imperio mexicano. Los planes no le salieron , pero los chicanos de la época eran conscientes de que su destino, de nuevo, estaba en juego y que eran presa de las grandes ambiciones de las superpotencias de mediados del siglo XIX, sobre todo de Francia .
La población mexicana del Suroeste de los EEUU, pragmática en sus planteamientos, y conscientes de no tener control político alguno al haber sido despojada de él en el tratado de Guadalupe-Hidalgo ( 1848), trataba de al menos analizar la situación y posicionarse del lado de lo que en la época se percibía como el lado liberal y más a tono con los valores democráticos y afianzamiento de los principios de progreso y bienestar material.
El texto rechaza las pretensiones de Napoleón III tanto sobre México como sobre los EEUU,por ser las pretensiones de un sistema político, el monárquico, rechazable para su mentalidad republicana , liberal y de progreso .El texto también deja bien claro que es a Naoplepón III y no a Francia al que se rechaza porque Francia era vista para los intelectuales chicanos ( como para los angloamericanos también) de la época como el lugar de donde venía todos los nuevos aires renovadores y reformadores .Por eso el texto se extraña tanto que Francia y México en este caso derramen sangre luchando por los mismos ideales y a la vez, el texto marca también las contradicciones tan grandes de la política internacional de Napoleón que viniendo y siendo heredero de la Revolución de 1879, defienda valores contrarrevolucionarios del e antiguo régimen: los terratenientes, el clero integrista , los bienes de manos muertas, etc.
Un texto que puede ser revelador todavía hoy para entender de dónde vienen todas esa ideas contemporáneas que se presentan ante nosotros como novedosas y sin embargo echando la vista atrás, las vemos ya pulular por nuestro suelo con una gran claridad: integridad territorial, regímenes liberticidas, conservadurismo, liberalismo, progreso, derechos nacionales, culturales e individuales, justicia, anticlericalismo, integrismo religioso, imperialismo, militarismo, propiedad privada etc.

  • San Francisco fue en la segunda mitad del siglo XIX un centro intelectual y cultural muy importante para los chicanos ( mexicanos/españoles/ hispanoamericanos, términos todos intercambiables en la época).Sólo hay que ver el número de periódicos, asociaciones políticas, culturales, literarias y mutualistas existentes . De 1851 a 1869 San Francisco tenía 14 periódicos escritos en español: El Eco del Pacífico, La Crónica, El Sud Americano, La Voz de México, La Bandera Mexicana, El Semanario Mejicano, La Voz del Nuevo Mundo, El Correo de San Francisco, La Voz de Chile, El Observador, El Bien Social, La Prensa Mexicana, El Republicano y El Tiempo.

“México y los Estados Unidos
( de P.Moncayo)

Los destinos de estas dos repúblicas están de tal manera unidos, que es imposible hablar de una de ella sin pensar inmediatamente en la otra, sin buscar el remedio o la protección de los males en el triunfo o derrota de los ejércitos que defienden la unidad, la integridad, la independencia y la gloria de la América. Los proyectos liberticidas de la Europa nos obligan, por otra parte, a asociar a estos dos pueblos, mártir el uno de la invasión y traición de sus falsos aliados y protectores, y vengador el otro por la ley del equilibrio, por la acción de la justicia, y por el poder irresistible que la Providencia ha colocado en sus manos para defender al débil, contener, reprimir y castigar al fuerte.
Todas las preocupaciones de la Francia giran de este lado; y su pensamiento favorito, su anhelo incesante es hallar una solución, un término a esa guerra gigantesca que despedaza las entrañas de la América del Norte; y lo intenta y lo solicita no por detener la sangre que corre a torrentes, sino por ver postradas a su pies las fuerzas de una gran Nación, dividida y destrozada.
Para Napoleón, la humanidad y el derecho significan: son palabras sin fuerza y valor. Ahí está la Polonia, ardiendo ( ilegible en el original ) el camino de la Europa, agitándose convulsivamente en torno del patíbulo y del tormento, y reclamando en vano, el apoyo de los poderosos, de los directos de la política universal. La Polonia sacrificada a las miras de Napoleón, no es más que un botafuego, echado a rodar en el seno de la Rusia, con el fementido fin de distraer la atención de las potencias rivales de la Francia y alejarla del verdadero punto de sus conquistas.
Deja a la Francia estallar en acaloradas, pero estériles palabras para satisfacer su vanidad de Nación guerrera y civilizadora; inquieta y alarma el orgullo de las Gran Bretaña y la obliga a marchar a la brida, de su diplomacia pérfida y embustera: despierta la actividad y el celo de la cancillería austriaca y la entretiene en la redacción y corrección de las notas con que aparenta imponer a la Rusia, y alentar en su fe y cara confianza a la Polonia, al mismo tiempo que se complace, para sus fines proditarios, en prolongar la agonía de ese pueblo y su martirio heroico e interminable. Niega a la España , clara y terminantemente el derecho de intervenir en los negocios de México y le cierra toda esperanza a la proclamación de uno de esos príncipes de esa raza vergonzante y degenerada ,ofreciendo en cambio cubrir su isla de Cuba y demás posesiones ultramarinas con las alas invencibles de su poderosa escuadra
¿Qué más? Napoleón ve sin dolor y sin remordimiento la destrucción , el aniquilamiento de un pueblo entero, que se sacrifica por su hogar, por su religión, por su culto, por su Dios y su conciencia, y deja impasible, “que las mujeres sean azotadas en las plazas públicas, los caudillos de la nobleza arrestados y desterrados, los obispos arrebatados de sus iglesias y arrinconados en el interior de Rusia, los ricos propietarios internados en sus tierras so pena de muerte y confiscación, otros tomados en medio de las sombras de la noche, y arrestados repentinamente a los desiertos de la Siberia, y un pueblo entero mutilado, destrozado, asesinado en el centro de esas poblaciones abrasadas y consumidas por el incendio”¿Y así es como cumple esa misión de libertador y civilizador que él mismo se ha arrogado? ¿ Acaso la Polonia no merece ser protegida porque habla en nombre de la libertad y de la independencia, en nombre de las instituciones y los derechos, de todas esas cosas sagradas que Napoleón desprecia, pisa y atropella a cada instante?
Y en efecto, puesto que respeta la civilización y la justicia , ¿qué viene a hacer en América, donde no pasan las escenas sangrantes que despiertan el celo y la indignación de todos los hombres justos y civilizados? Lo que quiere , lo que viene a hacer, en nombre de cosas santas y seductoras palabras, es , a parodiar la política bárbara y salvaje de la Rusia, degollando , incendiando y reduciendo a cenizas a un pueblo que defiende sus hogares, su nacionalidad y sus instituciones, que defiende el evangelio de la Francia, los principios de 1789, profanados , pervertidos , adulterados por el usurpador de la corona imperial; viene , en una palabra, a combatir las doctrinas que esa nación iniciadora ha propagado y que defienden sus hombres de Estado, cuando se trata de engañar y de alucinar al mundo.
La Francia, dice en uno de su órganos oficiales, hablando de la Polonia, debe mantenerse en el rol exclusivo de la intervención diplomática .¿Y por qué? Porque la Rusia es una Nación fuerte que haría defenderse y poner a raya como en Moscow, en Waterloo la ambición de los Bonapartes; porque puede ir con sus numerosas hordas de tártaros y cosacos a dictar las leyes en el centro mismo de la Francia y a arrancar de las sienes mercenarias esa corona impía , que es el baldón, de los tronos europeos y el escarnio de la justicia y el derecho.
Mas como la nación guerrera y civilizadora no puede contener en sí misma esa actividad inquieta y devorante, Napoleón la envía a explayarse en el territorio mexicano donde la resistencia parece imposible contra el número, la disciplina y el arte. Y con este plan , el soberano de los franceses propone no sólo apoyar y consolidar la conquista , sino también facilitar la separación de los Estados rebeldes del Sur, alentándose en su empresa temeraria e injusta , y ayudándoles si fuera menester , con el auxilio eficaz de sus soldados.
Tales son las contradicciones de esa política enteramente personal, egoísta y ajena de esa mira patriótica, vasta y civilizadora.
En Polonia, abandono, indiferencia, miedo; en Estados Unidos, protección a la esclavitud, profanación de la libertad humana; en México, usurpación, robo, conquista, ¡guerra a la industria, guerra a la propiedad, guerra al derecho! ¿Y? La civilización de cuartel, la violación del hogar doméstico, y como base de la moral y de la religión el perjurio, corrupción , y la traición de la patria.
¡Terrible y escandalosa ironía ¡ Los soldados ateos de la Francia empleados como instrumentos de redención por el clero mexicano, los negros de África, los sanguinarios defensores del Corán, combatiendo en nombre de una religión de paz, mansedumbre y caridad; los artífices del despotismo musulmán, brutal y carnicero, combatiendo en nombre de la civilización y de la justicia; ¡y todo esto a presencia de un pueblo cristiano, en medio de este siglo diez y nueve que blasona de moral, justiciero y civilizador!
¿Pero que otro hombre y que otras armas pueden emplearse contra la República, la libertad y la reforma? Esta cuestión eterna, impía, antirreligiosa e inhumana trae a nuestra memoria lo que esa Francia, entregada a sus nobles y generosos instintos, contestaba en 1792 a las profanadores del símbolo sagrado de la libertad, de la República.” La revolución, atacada como impía, hace más por la religión que el clero que aparenta defenderla ¿Qué hace el clero? Hace una guerra pagana y anticristiana, entregando el país al extranjero, que viene a reestablecer la feudalidad, la dominación de la tierra sobre el hombre y de la materia sobre el espírítu” Ésta es la doctrina que llevan grabada todos los soldados franceses en el fondo de su corazón y ésta es la propaganda seductora que defiende por toda la tierra, la semilla que siembra durante la unión y que crece y fructífera bajo el Impero de la conquista.
Así el pueblo mexicano, aleccionado por el soldado francés, pregunta a su turno; “¿Quiénes son los verdaderos mexicanos? Los que quieren la vida o la libertad de México, el aliento de la industria y del comercio, el fomento de la literatura y de la artes que harán la gloria y la riqueza de la patria;[o] sus verdaderos enemigos son los que quieren mantenerlo siempre en las sombras de la ignorancia , los que quieren levantar el trono sobre las ruinas de la libertad; en una palabra , los que pretenden conservar la propiedad estancada en manos muertas, en manos inhábiles e impotentes para el bien, sino son abiertamente contrarias al desenvolvimiento de las ciencias y de la riqueza nacional ” Ahí están México y la Francia, frente a frente, sosteniendo ambas las mismas doctrinas, los mismos principios y sin embargo, derramando la sangre a torrentes, por satisfacer la ambición de los tiranos que se burlan de la credulidad e ignorancia de los pueblos
Pero dejando a un lado estas cuestiones, seguiremos dando cuenta a nuestros lectores del proyecto de Napoleón respecto de México y los Estados Unidos- “ Desde que se recibió la noticia de la ocupación de la capital, dice una correspondencia de París del ocho de julio, circulan varios rumores acerca de la política que se propone adoptar nuestro gobierno. El emperador, después de una larga conversación con el comandante Biard, ayudante del general Forley, se ha convencido de que sería imposible hacer aceptar al pueblo mexicano la dominación de un soberano criollo, y se ha decidido a tomar el partido de anexar la antigua República al imperio francés bajo la autoridad de uno de nuestros príncipes”
Otra correspondencia del 14 ratifica este proyecto en los términos siguientes:” Es cosa decidida que no esperaremos la sumisión de todas las provincias para poner al pueblo mexicano en aptitud de pronunciarse sobre la forma de su futuro gobierno, y la elección de los hombres que deben suministrar sus negocios. Es probable que las poblaciones distantes presenten su adhesión a nuestra causa, seducidas por el brillante espectáculo de una monarquía bien dirigida.
En todo caso, lo que es cierto y seguro, es que nosotros no seremos turbados en nuestras posesiones, porque el ejército mexicano no osará jamás salir a buscar al nuestro”
Pero no es esto sólo: en los planes de Napoleón entra el ambicioso proyecto de reconquistar a Tejas y a las demás provincias mexicanas , si sucumbe el gobierno de los Estados Unidos, y se levanta el frente del imperio mexicano en nuevo Estado, que por sus principios y tradiciones feudales y aristocráticas, no sería otra cosa que una ramificación del mismo imperio. Con este objeto, la Francia empieza ya a emplear el cebo de las seducción para corromper al general Aremberry, gobernador del Estado de Tejas, que siempre se ha mostrado fiel a sus juramentos y adicto a la Independencia de su patria y a las instituciones republicanas.
Así al siguiente día de la conquista, al primer crepúsculo de la monarquía, dos Repúblicas se hallan amenazadas en lo que hay de más caro y de más sagrado para los pueblos “ es su integridad territorial y su independencia política”.Y tal es la razón porque hemos asociado en nuestro artículo el nombre de estas dos naciones , llamadas a vivir o a perecer en un mismo día y bajo el mismo atentado. Diremos más bien a salvarse juntas por la identidad del principio que las sostiene, de la justicia que las asiste y de la noble causa que las inspira.”
P.Moncayo
( Bandera Mexicana, San Francisco, Cal,.1-II-1864,págs 1 y 2)