El asunto de los obreros
Ampliando la información que publicamos en nuestra edición anterior, relativa a la separación de un grupo de obreros mexicanos de los campos de Salinas, manifestaremos que , en efecto, como setenta compatriotas han abandonado el trabajo, descontentos por los malos tratamientos que recibían de los capataces de la negociación.
La mayor parte de los braceros mexicanos fueron traídos de Sonora, donde la clausura de algunas negociaciones mineras dejó sin trabajo a numerosos obreros.Los enganchadores contrataron como doscientos mexicanos para que viniesen a prestar sus servicios en los campos de remolacha; pero el contrato que se les dio a conocer en Sonora les fue recogido, obligándoseles a aceptar otro distinto cuando pasaron la frontera y se internaron en territorio de los Estados Unidos.
Nuestros compatriotas pasaron la pena negra. Desde Febreron no se rayaban ni un centavo, se les llevaba a los campos con gente armada, y por la noche, para que no se escaparan, se les encerraba en un galerón, lo mismo que si fueran presidiarios .La alimentación que recibían era escasa y muy mala, y ,en una palabra, no eran tratados como humanos sino como bestias.
Desde luego el Cónsul de México, Sr [Ramón P.] De Negri se dirigió a la Compañía ,pidiendo protección y garantías para los trabajadores mexicanos y, debido sus gestiones, fueron pagados, se separaron más de sesenta que no quisieron más seguir con la empresa , y se retiró la guardia que cuidaba a nuestros paisanos.
Además, se arregló que en ves de darles la alimentación por cuenta de la Compañía, se les aumente el salario convenientemente para que ellos coman como quieran y donde lo crean conveniente.
(Mefistófeles, San Francisco, Cal.18-V-1918)