Rodolfo F. Acuña, “ POLITICA: Tratado de Guadalupe Hidalgo: el ayer es hoy,” La Opinión,
30 de enero de 2005

El 2 de febrero de 1848 México y Estados Unidos firmaron el Tratado de Guadalupe Hidalgo, que ponía fin a la guerra entre ambos países. Pocos lugares habrá, en ninguno de los dos países, donde se recuerde este aniversario. Si le pregunta usted a sus padres, compañeros o maestros qué es lo que pasó el 2 de febrero de 1848, estoy seguro de que el 99% ignorarán por qué es importante dicha fecha.

Con la firma del Tratado de Guadalupe Hidalgo la frontera se desplazó hacia el sur. Esto es lo que quieren decir los chicanos cuando usan la expresión: “la frontera se cruzó con nosotros”. Esa guerra no gozó del apoyo de todos los estadounidenses. Ulysses S. Grant la calificó de injusta, Abraham Lincoln cuestionó la invasión de México y Benito Juárez se mostró en contra de la firma del tratado. Algunos años más tarde el presidente mexicano Porfirio Díaz pronunciaría el lamento: “¡Pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos!”

La guerra le costó a México la pérdida de la mitad de su territorio y convirtió a los mexicanos en un pueblo conquistado. Se trata de una conmemoración que les gustaría olvidar a la mayor parte de los políticos estadounidenses y a la mayor parte de los políticos mexicanos que buscan los favores de Estados Unidos. Por ejemplo, en ninguno de los dos países se pretende convertir el aniversario en día festivo. Los días festivos se supone que son días especiales que señalan fechas especiales. A menudo conmemoramos fechas de importancia histórica sin prestarles realmente mucha atención. El que sean días festivos las convierte en algo especial. A todos nos gustan los días de fiesta. Desde el principio de los tiempos los gobernantes han conmemorado los días especiales. Los antiguos mayas los grababan en glifos para marcar la importancia de los acontecimientos importantes de sus vidas.

Pero no todas las fechas de importancia resultan elegidas como días festivos. A decir verdad hay muchos días que aunque no son festivos tienen más importancia que los festivos y afectan a nuestras vidas en mucha mayor medida que aquellos.

El 2 de febrero adquiere un significado especial a la vista de lo que está pasando hoy día. En Arizona se aprobó hace poco la Proposición 200, que exige que los empleados estatales y locales comprueben el estatus migratorio de quienes solicitan recibir prestaciones públicas y obliga a aquellas a dar cuenta de los inmigrantes indocumentados que encuentren, so pena de ser ellos mismos objeto de procesamientos judiciales. Convierte a los maestros en soplones.

Si aislamos la Proposición 200 del pasado, el Tratado de Guadalupe Hidalgo no tiene relación con aquella. Algunos dirán que es mezclar peras con manzanas. Sin embargo, lo que ocurre hoy es una extensión del ayer. Y aunque no quiero ponerme a discutir las razones de la guerra porque, como mi santa madre solía decir, “palo dado ni Dios lo quita”, ¿cómo sería el mundo si no hubiera perdido México más de la mitad de su superficie? ¿Estarían los mexicanos y los centroamericanos clamando por cruzar la frontera?

El hecho es que México cedió inmensos depósitos minerales a Estados Unidos. Si California y Texas formaran parte de México actualmente, este país tendría más petróleo que Arabia Saudita. México sería hoy día uno de los países más ricos del mundo. Esta riqueza habría hecho posible que México construyera una infraestructura que diera empleo a sus ciudadanos.

Esto es relevante de cara a la Proposición 200 porque los mexicanos no emigran a Estados Unidos en busca de democracia, servicios médicos gratuitos o subvenciones. Emigran a Estados Unidos debido a la falta de empleo en su país. Parte de la economía global es hacer que los países pobres se desplacen hacia los más ricos.

México tiene más de cien millones de habitantes. Es más grande que España y que la mayor parte de los países europeos. Debido a su vulnerabilidad las pequeñas granjas familiares han estado en declive. Aproximadamente el 30% de los mexicanos viven en el campo. Pero debido a que los estadounidenses quieren frutas y verduras baratas los agricultores mexicanos no cultivan productos para el consumo local. Las empresas estadounidenses pagan más por las fresas y por ello este cultivo resulta más atractivo que el de frijoles o maíz. La comercialización del campo hace que las máquinas hayan sustituido al pequeño agricultor. En consecuencia, la población rural de México se reducirá durante los próximos 25 años desde el 30% al 5%. ¿Adónde se dirigirán de 25 a 35 millones de mexicanos desplazados?

Lógicamente podemos preguntarnos qué tuvo que ver el 2 de febrero con estos fenómenos y si la Proposición 200 detendrá la llegada de los mexicanos. Una vez que se encuentran aquí, y como seres humanos compasivos que somos, ¿tenemos el deber de darles comida, ropa y atenciones a los trabajadores indocumentados? Los obispos católicos han declarado que es pecado mortal discriminar contra los inmigrantes.

Por desgracia, la Iglesia no ha hecho que se cumpla este dictamen. Por ejemplo, que yo sepa, no ha negado los sacramentos a ninguno de los políticos que respaldan la Proposición 200.

Como ya he dicho anteriormente en otros artículos, hace 30 años España era el principal exportador de trabajadores de Europa. Hoy día es uno de los principales importadores de mano de obra. ¿Por qué? Porque tiene puestos de trabajo. La Unión Europea cobra impuestos a los países más ricos y da subvenciones a las naciones europeas más pobres, que han utilizado ese dinero para industrializarse. Por el contrario, la política de Estados Unidos es que América Latina siga dependiendo de nosotros. Estados Unidos da dinero a los militares de América Latina, que a su vez hacen que los pobres sean cada vez más pobres. En el año 2000 México recibió 15 millones de dólares de Estados Unidos en concepto de ayuda. Egipto recibió 1,000 millones de dólares, con una población de 76 millones de personas. Estados Unidos concedió 6,000 millones de dólares a Israel, con una población de seis millones de habitantes. México tiene 106 millones de habitantes.

Lógicamente si Estados Unidos quisiera encontrar una solución trataría de fortalecer las economías de México y de Centroamérica, al igual que hizo Europa. La historia muestra que, por el contrario, Estados Unidos ha frustrado el desarrollo y las reformas en la región.

Otro hecho es que las economías de México y de América Central se habrían venido abajo sin la emigración hacia Estados Unidos. Esto habría dado lugar a una agitación frente a la que Estados Unidos habría reaccionado mediante el empleo de la fuerza militar. Valgan de ejemplo las revoluciones centroamericanas de los años 80 en que Estados Unidos respaldó los escuadrones de la muerte.

Los trabajadores mexicanos envían remesas de dinero a México, al igual que hacen los centroamericanos hacia sus países de origen.

Los mexicanos envían más de 8,000 millones de dólares cada año a sus familiares en México. Los salvadoreños envían otros 1,000 millones más. Al revés que ocurre con Egipto e Israel, estas remesas de dinero no le cuestan ni un centavo al contribuyente estadounidense. Sin embargo, sin las remesas millones de trabajadores indocumentados más se verían obligados a venir a Estados Unidos.

El 2 de febrero de 1848 seguirá persiguiendo por igual a los estadounidenses y a los mexicanos mientras proposiciones como la 200 sigan siendo aprobadas en un contexto de limbo histórico. El pasado es el presente.

Rodolfo F. Acuña es profesor de Estudios Chicanos en la Universidad Estatal de California en Northridge. Es autor de 17 libros.